AVISO

OS COMENTÁRIOS, E AS PUBLICAÇÕES DE OUTROS NÃO REFLETEM NECESSARIAMENTE A OPINIÃO DO ADMINISTRADOR DO "desenvolturasedesacatos"

Este blogue está aberto à participação de todos.


Não haverá censura aos textos mas carecerá
obviamente, da minha aprovação que depende
da actualidade do artigo, do tema abordado, da minha disponibilidade, e desde que não
contrarie a matriz do blogue.

Os comentários são inseridos automaticamente
com a excepção dos que o sistema considere como
SPAM, sem moderação e sem censura.

Serão excluídos os comentários que façam
a apologia do racismo, xenofobia, homofobia
ou do fascismo/nazismo.


sábado, 2 de junho de 2018

A PROPÓSITO DE "Las Reparaciones. Una deuda histórica del Norte con el Sur", RECORDO ALGUMAS DAS MINHAS INTERVENÇÕES SOBRE CUBA E O HAITI!...



Martinho Junior in facebook
A PROPÓSITO DE "Las Reparaciones. Una deuda histórica del Norte con el Sur", RECORDO ALGUMAS DAS MINHAS INTERVENÇÕES SOBRE CUBA E O HAITI!...
A 22 DE JUNHO DE 2012, NO PÁGINA GLOBAL BLOGSPOT:

OS DESAFIOS DAS “TERRAS MONTANHOSAS” (II)
Martinho Júnior, Luanda
4 – É nesse ambiente que duas opções de ajuda se têm manifestado:
- Dum lado aqueles que presos à lógica capitalista afinal pouco mais conseguem sustentar que suas próprias promessas e ilusões (“Dois anos após terremoto, o Haiti mal começou a reconstrução” – http://www.google.com/…/article/ALeqM5hou7rkY_PecnYx-xv5Ar8…);
- Do outro lado aqueles que lutam dando prioridade ao homem e incutindo a força da educação e da saúde para que ele seja por si capaz das grandes realizações respondem com inteligência, persistência e eficácia aos agravos da história. (“Haïti et Cuba : une coopération diplomatique fructueuse” – http://www.lematinhaiti.com/contenu.php?idtexte=28134).
A Revolução Cubana tem levado a cabo um imenso trabalho nos campos da educação e da saúde, que pelo seu exemplo tem motivado outras ajudas latino-americanas ao nível do Brasil, da Argentina, da Venezuela e da Nicarágua, que se identificam com o Haiti e sentem responsabilidades comuns com vista a alterar assimetrias, desigualdades e problemas ambientais, grande parte deles provocados pela acção humana, provocados dentro, mas particularmente fora das fronteiras do Haiti (“Une convention tripartite signée entre Brésil-Cuba-Haiti” – http://www.lematinhaiti.com/contenu.php?idtexte=28751; “artgentina, Venezuela e Cuba reforçam cooperação com o Haiti” – http://tudoparaminhacuba.wordpress.com/…/argentina-venezue…/).
5 – África ainda hoje se mantém distante dos problemas que o subdesenvolvimento crónico coloca ao Haiti, mas a partir do exemplo latino-americano, que agora também abrange as questões ambientais que actuam de forma tão evidente sobre a segunda ilha das Caraíbas, tem uma ponte disponível para dar a sua contribuição solidária, em especial em tudo o que diga respeito à reconstrução:
- Por um lado e no que conforma a CPLP, o Haiti, Moçambique e a Guiné Bissau possuem, apesar das características físico-geográficas distintas, das questões humanas e geo-estratégicas distintas, um grau de subdesenvolvimento crónico semelhante, de acordo com os próprios Índices de Desenvolvimento Humano (“Ranking do IDH 2011” – http://www.pnud.org.br/pobreza_desig…/reportagens/index.php…).
- Por outro, Angola e Moçambique, que enfrentam as questões que se prendem à reconstrução e construção de infra estruturas e estruturas imediatamente a seguir às enormes devastações provocadas pelas guerras, assim como a problemas de povoamento e de ocupação do território, têm um acumular de experiências que poderiam ser úteis e até aproveitadas no caso do Haiti e reciprocamente.
Absorver alguma migração haitiana de regresso a África, poderia ser um dos contributos, tal como o Brasil faz neste momento.
- Por fim e ainda, o Brasil (membro do CPLP) tem aumentado a sua disposição em contribuir para solucionar os problemas do Haiti em vários domínios, buscando em parte a integração de projectos nas aptidões nacionais haitianas e nos relacionamentos com outros latino americanos, entre eles Cuba.
As nações que surgiram da rota dos escravos, nos dois lados do Atlântico, necessitam ir muito mais longe nos seus relacionamentos, tendo em conta todas as experiências acumuladas no quadro do subdesenvolvimento a que têm sido votadas, como no quadro das imensas potencialidades sócio-culturais e de resistência, tal como ainda no quadro das questões ambientais.
A Conferência Rio+20 deveria reflectir sobre a situação específica do Haiti, inclusive como um ponto de partida para a introdução das respostas que não podendo ser dadas no âmbito da lógica capitalista esbanjadora e consumista, sê-lo-ão com uma planificação geo-estratégica que, tirando partido de energias renováveis, assim como do fornecimento de combustíveis baratos de acordo com as decisões da Venezuela (como o está a fazer a PETROCARIBE), seja assente na lógica duma economia fundamentada nos recursos cada vez mais diminutos que estão à disposição da humanidade, respeitando a Mãe Terra.
A reflorestação do Haiti, um programa que está a entusiasmar o actual executivo do país, deveria fazer confluir apoios substanciais em termos de solidariedade de outros povos e nações por que o Haiti, o país com Índices de Desenvolvimento Humano mais baixos da América, tornou-se num desafio para toda a humanidade (“Le gouvernement s´engage pour la améloration de l´environement haitien” – http://www.lematinhaiti.com/contenu.php?idtexte=30861).
6 – “Haiti pais ocupado”, vale a pena revisitá-lo sob a condução rigorosa de Eduardo Galeano:
“Consulte usted cualquier enciclopedia. Pregunte cuál fue el primer país libre en América. Recibirá siempre la misma respuesta: Estados Unidos. Pero Estados Unidos declaró su independencia cuando era una nación con 650 mil esclavos, que siguieron siendo esclavos durante un siglo, y en su primera Constitución estableció que un negro equivalía a las tres quintas partes de una persona.
Y si a cualquier enciclopedia pregunta usted cuál fue el primer país que abolió la esclavitud, recibirá siempre la misma respuesta: Inglaterra. Pero el primer país que abolió la esclavitud no fue Inglaterra sino Haití, que todavía sigue expiando el pecado de su dignidad.
Los negros esclavos de Haití habían derrotado al glorioso ejército de Napoleón Bonaparte, y Europa nunca perdonó esa humillación. Haití pagó a Francia, durante un siglo y medio, una indemnización gigantesca, por ser culpable de su libertad, pero ni eso alcanzó. Aquella insolencia negra sigue doliendo a los blancos amos del mundo.
De todo eso sabemos poco o nada.
Haití es un país invisible.
Sólo cobró fama cuando el terremoto del año 2010 mató más de 200 mil haitianos.
La tragedia hizo que el país ocupara, fugazmente, el primer plano de los medios de comunicación.
Haití no se conoce por el talento de sus artistas, magos de la chatarra capaces de convertir la basura en hermosura, ni por sus hazañas históricas en la guerra contra la esclavitud y la opresión colonial.
Vale la pena repetirlo una vez más, para que los sordos escuchen: Haití fue el país fundador de la independencia de América y el primero que derrotó a la esclavitud en el mundo.
Merece mucho más que la notoriedad nacida de sus desgracias.
***
Actualmente, los ejércitos de varios países, incluyendo el mío, continúan ocupando Haití. ¿Cómo se justifica esta invasión militar? Pues alegando que Haití pone en peligro la seguridad internacional.
Nada de nuevo.
Todo a lo largo del siglo xix , el ejemplo de Haití constituyó una amenaza para la seguridad de los países que continuaban practicando la esclavitud. Ya lo había dicho Thomas Jefferson: de Haití provenía la peste de la rebelión. En Carolina del Sur, por ejemplo, la ley permitía encarcelar a cualquier marinero negro, mientras su barco estuviera en puerto, por el riesgo de que pudiera contagiar la peste antiesclavista. Y en Brasil, esa peste se llamaba "haitianismo".
Ya en el siglo xx, Haití fue invadido por los marines, por ser un país "inseguro para sus acreedores extranjeros". Los invasores empezaron por apoderarse de las aduanas y entregaron el Banco Nacional al City Bank de Nueva York. Y ya que estaban, se quedaron diecinueve años.
***
El cruce de la frontera entre la República Dominicana y Haití se llama "El mal paso".
Quizás el nombre es una señal de alarma: está usted entrando en el mundo negro, la magia negra, la brujería...
El vudú, la religión que los esclavos trajeron de África y se nacionalizó en Haití, no merece llamarse religión. Desde el punto de vista de los propietarios de la civilización, el vudú es cosa de negros, ignorancia, atraso, pura superstición. La Iglesia Católica, donde no faltan fieles capaces de vender uñas de los santos y plumas del arcángel Gabriel, logró que esta superstición fuera oficialmente prohibida en 1845, 1860, 1896, 1915 y 1942, sin que el pueblo se diera por enterado.
Pero desde hace ya algunos años las sectas evangélicas se encargan de la guerra contra la superstición en Haití. Esas sectas vienen de Estados Unidos, un país que no tiene piso 13 en sus edificios, ni fila 13 en sus aviones, habitado por civilizados cristianos que creen que Dios hizo el mundo en una semana.
En ese país, el predicador evangélico Pat Robertson explicó en la televisión el terremoto del año 2010. Este pastor de almas reveló que los negros haitianos habían conquistado la independencia de Francia a partir de una ceremonia vudú, invocando la ayuda del Diablo desde lo hondo de la selva haitiana. El Diablo, que les dio la libertad, envió al terremoto para pasarles la cuenta.
***
¿Hasta cuándo seguirán los soldados extranjeros en Haití? Ellos llegaron para estabilizar y ayudar, pero llevan siete años desayudando y desestabilizando a este país que no los quiere.
La ocupación militar de Haití está costando a las Naciones Unidas más de 800 millones de dólares por año.
Si las Naciones Unidas destinaran esos fondos a la cooperación técnica y la solidaridad social, Haití podría recibir un buen impulso al desarrollo de su energía creadora. Y así se salvaría de sus salvadores armados, que tienen cierta tendencia a violar, matar y regalar enfermedades fatales.
Haití no necesita que nadie venga a multiplicar sus calamidades. Tampoco necesita la caridad de nadie. Como bien dice un antiguo proverbio africano, la mano que da está siempre arriba de la mano que recibe.
Pero Haití sí necesita solidaridad, médicos, escuelas, hospitales, y una colaboración verdadera que haga posible el renacimiento de su soberanía alimentaria, asesinada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otras sociedades filantrópicas.
Para nosotros, latinoamericanos, esa solidaridad es un deber de gratitud: será la mejor manera de decir gracias a esta pequeña gran nación que en 1804 nos abrió, con su contagioso ejemplo, las puertas de la libertad.
(Este artículo está dedicado a Guillermo Chifflet, que fue obligado a renunciar a la Cámara de diputados cuando votó contra el envío de soldados uruguayos a Haití.”
http://www.brecha.com.uy/inicio/item/9182-haiti-pais-ocupado
Gravura:
Obra do jovem pintor haitiano Vladimir Pascal, que faz parte do grupo “Folie ouverte” (que se inspira na reconstrução nacional), exposta no Museu do Panteão Nacional em Porto Príncipe.
Relacionado: OS DESAFIOS DAS “TERRAS MONTANHOSAS” – I

Sem comentários:

Enviar um comentário